En los últimos años las empresas están viendo como la estructura jerárquica tradicional comienza a estar desfasada. Están dando lugar modelos en los que los empleados son el centro de la compañía y la comunicación interna cada vez es más horizontal. Sin embargo, lograr una estrategia que se adapte a los nuevos tiempos, fomentando un buen ambiente laboral y consiguiendo cumplir su función no es tan sencillo como parece. Es necesario afrontar ciertos retos que nos permitan ser efectivos en el escenario actual. Si quieres saber más sobre ellos, sigue leyendo.

¿Qué es la comunicación interna?

Cuando hablamos de comunicación interna en la empresa nos referimos a la comunicación que se establece entre todas las personas que forman parte de la compañía. Es fundamental por muchos motivos, pero fundamentalmente porque permite conectar con los trabajadores de una manera eficaz para alcanzar con éxito los objetivos establecidos.

Beneficios de la comunicación interna

1. Aumenta la retención de personal

La comunicación interna de una empresa permite detectar las necesidades de los empleados y mejorar aquellos aspectos que sean necesarios. Escuchar a los trabajadores y tener en cuenta sus deseos aumenta la motivación y sentimiento de pertenencia a la compañía. Esto contribuye a reducir la tasa de rotación o turnover.

2. Enriquece el ambiente laboral

Cuando se trabaja en una estrategia de comunicación interna horizontal, se mejoran las relaciones entre los trabajadores al eliminarse los obstáculos entre los diferentes departamentos y favorecer la colaboración entre las partes.

3. Mejora la productividad

En relación con los puntos anteriores, cuando los trabajadores se sienten escuchados y entienden su papel dentro de la compañía, su productividad y su capacidad para resolver los problemas mejora. Por lo tanto, un plan de comunicación interna eficaz influirá de manera positiva en los resultados y objetivos empresariales.

4. Evita los rumores

Permite enviar y recibir los mensajes de una manera clara llegando a todas las esferas y áreas de la empresa. Esto evitará que se generen rumores o que se trasladen mensajes incoherentes y/o erróneos. Además de todas estas ventajas, la comunicación interna puede aportar otra serie de beneficios a la empresa y a los trabajadores, siempre y cuando el plan establecido sea acorde a los objetivos y se lleve a cabo de manera exitosa.

  • Se fomenta un employer branding o marca empleadora atractiva y valiosa.
  • Se reducen los efectos de una crisis empresarial.
  • Permite conocer mejor a los trabajadores.
  • Se fortalece el compromiso y la confianza de los trabajadores con la empresa y con los directivos.

comunicacion-interna

Tipos de comunicación interna

Existen diferentes tipos de comunicación interna en una empresa que pueden diferenciarse en las organizaciones. No obstante, en este post hablaremos de los dos más extendidos y sus subgrupos:

1. Comunicación vertical

La comunicación vertical interna es aquella que surge entre los directivos o altos cargos de la empresa y el resto de trabajadores. Puede ser a su vez descendente o ascendente. Así pues, la primera permite a los gerentes comunicarse con los empleados para transmitir información sobre los objetivos, novedades en la empresa, asignar tareas, motivar a los trabajadores…

Por otro lado, la comunicación vertical ascendente es la que parte de los empleados hasta los directivos. Es muy importante porque permite involucrar a todos los empleados en la toma de decisiones, fomentando así el compromiso y sentimiento de pertenencia a la empresa. Además, este modelo también permite dar retroalimentación a la comunicación descendente, permitiendo a los directivos conocer la opinión de todas las partes.

Algunos ejemplos de herramientas para poner en práctica la comunicación vertical serían: reuniones, correos electrónicos, buzón de sugerencias, encuestas, eventos internos, revistas, etc.

2. Comunicación horizontal

En segundo lugar, la comunicación horizontal interna sería aquella que permite que fluyan las informaciones entre personas del mismo nivel jerárquico. Es por ello que también es conocida como comunicación lateral.

El principal beneficio de ponerla en práctica es que permite reducir los tiempos de transmisión de la información, lo cual conlleva una mejora en esfuerzos que se dedican a las tareas y permite conocer en profundidad a qué se dedica cada departamento. Por otro lado, esto también conllevará a una mejora en el entorno al propiciarse una mayor colaboración y relación entre los diferentes empleados.

Algunos ejemplos de herramientas para poner en práctica la comunicación horizontal serían: llamadas y chats internos, correos electrónicos, reuniones diarias o daily meeting, eventos sociales, etc. 

Y ahora que ya sabes qué es la comunicación interna, recuerda que si necesitas que te ayudemos en algo, en Fundación Universidad-Empresa podemos ayudarte a planificar tu estrategia o a resolver todas tus dudas.

Contactar