En los últimos años las empresas están viendo como la estructura jerárquica tradicional comienza a estar desfasada. Están dando lugar modelos en los que los empleados son el centro de la compañía y la comunicación interna cada vez es más horizontal. Sin embargo, lograr una estrategia de comunicación interna que se adapte a los nuevos tiempos, fomentando un buen ambiente laboral y consiguiendo cumplir su función no es tan sencillo como parece. Es necesario afrontar ciertos retos que nos permitan ser efectivos en el escenario actual. Si quieres saber más sobre ellos, sigue leyendo.

Aplicar la transformación digital a la comunicación interna

En primer lugar, la transformación digital es, sin duda, uno de los mayores desafíos actuales a nivel empresarial. Muchas compañías lo han tenido ya en cuenta en sus estrategias de comunicación externa, modificando formatos y adaptándose a las nuevas plataformas; pero son muy pocas las que lo están teniendo en cuenta en sus políticas de comunicación interna.

Alguno de los cambios más importantes que hay que aplicar a la comunicación con los trabajadores afectan a la longitud de los mensajes y a la manera de comunicar, ya que los nuevos formatos implican alternativas mucho más directas y efectivas.

Ofrecer canales de comunicación accesibles y actualizados

Del mismo modo, otro de los cambios que están teniendo lugar en el seno de las empresas es el lugar y manera en que sus trabajadores ejercen sus funciones. El teletrabajo, la conectividad y los horarios flexibles permiten que los empleados puedan acceder a las comunicaciones desde prácticamente cualquier dispositivo y es fundamental que estos mensajes sean accesibles.

Por otro lado, deben adaptarse y actualizarse casi de manera automática. Para ello los chats internos, las aplicaciones móviles o incluso una red social interna propia son una gran opción para que miembros de todos los niveles de la organización puedan mantenerse al día de cualquier noticia de la empresa.

Retos de la comunicación interna en las empresas

Adaptar el plan de comunicación interna

Los millennials, la generación Z o los centennials son algunas de las generaciones que comienzan a incorporarse al mundo laboral y que están propiciando todo tipo de cambios dentro de las empresas. Entre sus principales características destaca que son profesionales 100% digitales y multidispositivo, pero además suelen ser multitarea.

Estos jóvenes cuentan ya con las habilidades más demandadas en el futuro: la creatividad, el trabajo en equipo y la comunicación directa son solo algunas de las bases de su forma de trabajar. Es fundamental ofrecer un modelo de comunicación horizontal en el que puedan comunicarse también con las cúpulas directivas propiciando entornos colaborativos y digitales.

Actualizar el formato de los contenidos

Las redes sociales han tenido un gran impacto en la manera de comunicarnos. La posibilidad de obtener información al segundo, los mensajes breves y los formatos directos sin duda deben aplicarse también a la comunicación interna. Aunque inicialmente pueda resultar complejo el cambio, sin duda son mensajes mucho más atractivos y con una eficacia a nivel de comunicación mucho mayor.

Del mismo modo, una gran opción es comunicar estos nuevos contenidos en plataformas internas que se asemejen a una red social o mediante mensajes tipo chat.

Retos de la comunicación interna en las empresas

Fomentar el sentimiento de pertenencia

Tal y como hemos dicho al principio de este artículo, el equipo humano ha cobrado más importancia que nunca dentro de las empresas en los últimos años. No solo se encargan de realizar sus tareas para que la empresa funcione, sino que son los mejores embajadores de la marca y los prescriptores de la cultura corporativa de la compañía.

La comunicación interna debe fomentar un buen clima laboral, motivar a los trabajadores y hacer que se sientan parte de la empresa. Es clave incluir en las estrategias comunicativas nuevas opciones participativas como la gamificación y todo tipo de dinámicas de equipo. Además, una gran opción es permitir que la comunicación sea bidireccional, permitiendo a los empleados ofrecer sus opiniones y propuestas de mejora.

Superar estos retos necesita tiempo y paciencia por parte de los responsables de comunicación interna de las empresas, pero sin duda alguna merece la pena. Cambia la manera de relacionarte con tus trabajadores y consigue un equipo mucho más motivado. ¿A qué esperas?

Además, recuerda que, si necesitas que te ayudemos en algo, no dudes en contactar con nosotros.