Coronavirus y teletrabajo son dos palabras que se han vuelto inseparables en los últimos meses. Mientras que las empresas han tenido que adaptarse y facilitar por todos los medios que sus trabajadores se desplacen lo mínimo, los empleados que han podido teletrabajar se han visto obligados a improvisar para montar una oficina en su hogar de un día para otro. Sin embargo, una situación que parecía casi imposible hace unos meses hoy en día se ha convertido en una rutina más. Te contamos los principales aprendizajes del teletrabajo que sirven como base, tanto a trabajadores como a empresas, para poner un marcha un nuevo modelo de empresa más flexible.

Aprendizajes que el coronavirus deja a los trabajadores 

Trabajar desde casa parecía una buena idea hasta que la aparición del Covid-19 ha hecho que fuera una necesidad. Todos pensábamos que sería más fácil conciliar la vida laboral con la vida personal y la familia, sin embargo la pandemia actual nos ha llevado al límite. Y ojo, que parece que va para largo. Eso sí, los trabajadores hemos aprendido mucho en los últimos meses trabajado desde nuestros hogares:

  • Es fundamental trabajar en un cuarto separado del resto de la casa. No se puede estar en la misma habitación que los niños o redactar un informe mientras se cocina.
  • Se debe seguir una rutina igual que si fuéramos a la oficina física. Ducharnos, vestirnos y marcarnos unos horarios es fundamental para estar motivados.
  • El móvil debe quedarse fuera o bien en silencio para que nos distraiga. Prohibido mirar redes sociales en horario laboral.
  • Es importante establecer límites entre el trabajo y la familia o la casa. Cada actividad tiene su momento.

aprendizajes del teletrabajo para trabajadores

Aprendizajes para las empresas con teletrabajo

Probablemente la parte de la ecuación que más afectada se ha visto por la incidencia del coronavirus en la manera de trabajar hayan sido las propias empresas. Muchas corporaciones para las que el teletrabajo era algo prácticamente impensable han sido capaces de forzar la maquinaria y lograr ser operativas con sus trabajadores teletrabajando en cuestión de días. Pero eso no es lo mejor, la buena noticia es que esta experiencia ha conseguido que las empresas fueran conscientes de lo siguiente:

  • El teletrabajo es posible y es una manera de avanzar como empresa.
  • La transformación digital que parecía imposible ha comenzado y debe continuar.
  • Facilitando los medios, muchos trabajadores son más eficientes teletrabajando.
  • Ofrecer la opción de teletrabajar, aunque no sea a diario, es una alternativa para aumentar la satisfacción de los trabajadores y por tanto su rendimiento.
  • La presencialidad no es imprescindible, se debe aspirar a trabajar por objetivos y no por horas.

Los cambios han sido muchos, aunque debemos señalar que la situación no es idílica ni mucho menos. De hecho, según estudios recientes muchos trabajadores prefieren volver a la oficina en lugar de quedarse en casa. Pero dentro de los aprendizajes del teletrabajo al que nos hemos visto obligados en los últimos meses, empresas y empleados debemos aprender a confiar y ser tolerantes para conseguir avanzar hacia modelos de trabajo que se adapten a todo tipo de situaciones.

¿Podrías aportar algún aprendizaje propio que no hayamos comentado?